La energía solar española, limitada por el impuesto al sol

España aumentó su producción energética renovable en un 0,06 por ciento en 2017

España es el país de la Unión Europea con mayor incidencia solar durante todo el año, pero se está perdiendo una oportunidad de oro para dar un paso adelante tanto para la eficiencia energética como para el cuidado del medioambiente.

Los datos hablan por sí solos. En el año 2017, España experimentó un aumento de cinco megavatios en energías renovables, apenas un 0,06 por ciento. En comparación, vecinos como Alemania o el Reino Unido han instalado 1.700 y 1.200 megavatios respectivamente, teniendo una menor incidencia del astro rey en sus territorios. Italia también supera a España en producción energética solar. Nada más y nada menos que 120 veces más con sus nuevos 600 megavatios.

En el resto del mundo, China encabeza el aumento en producción eléctrica solar con un 68%. Le sigue Japón, con un 17%. Estados Unidos instaló 8.200 nuevos megavatios, y Australia, 1.200. Cifras estratosféricas comparadas con las españolas.

Esto es consecuencia del denominado impuesto al sol, que limita la producción de energía solar en España y que ha supuesto un auténtico frenazo para un recurso ilimitado y de fácil acceso. Aun así, se prevé que en 2020 España cumplirá el objetivo de la Unión Europea de generar un 20% de energía renovable, y es que se han realizado dos subastas de energía de 8.000 megavatios para lograr esa meta en un plazo de dos años.

Deja un comentario